ANSIEDAD

“Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron”.

Michel de Montaigne

Preocupaciones, miedos, angustia

 

Vivimos en una sociedad en la que la inmediatez y la eficacia son los valores más importantes. Es muy frecuente que tras un periodo de estrés continuado o de acontecimientos vitales significativos haya un desajuste y se incremente la inquietud hasta tener la sintomatología típica de la Ansiedad, como taquicardia, sensación de falta de aire, de ahogo, temblores, etc.

​Ante esta vulnerabilidad física, suele aparece la psicológica, pudiendo asociarse a determinados lugares y/o situaciones. Por ejemplo en la ansiedad social, se evitan las reuniones y la interacción con varias personas.

Ocurre entonces que se evitan o se viven con mucha ansiedad, por lo que hay una interferencia en la cotidianidad que además se puede cronificar. Es conveniente en las primeras fases acudir al psicólogo/a puesto que con medicación no se descondicionan las Fobias.

​Con el tratamiento psicológico de enfoque cognitivo-conductual, podrás superar tus miedos y llevar una vida normal