El espacio de la pareja con hijos

El espacio de la pareja con hijos

Por regla general, los hijos son deseados y se tienen para culminar la ilusión de formar una familia. Cuando son bebés, requieren gran dedicación y esfuerzo. Paulatinamente, y a medida que van creciendo, los separamos físicamente (cambio de habitación, cuidado por parte de canguros o familiares, inicio de la guardería…), lo que implica una trasformación en nuestros hábitos y en las tareas que asume cada miembro de la pareja, necesitando el “espacio de la pareja con hijos”. Alejarnos de los hijos no significa desapegarnos, puesto que si hemos establecido un buen vínculo, ellos aprenden a separarse sin que les cause ansiedad.

Poco a poco asumimos un rol que puede o no satisfacernos. Cada casa es un mundo y en función de los valores, el poder adquisitivo, la presión familiar, la carga laboral, el número de hijos o el lugar de residencia, reajustamos nuestra vida de manera funcional.

Por supuesto que los padres y las madres organizamos nuestra vida en torno al recién nacido, pero la cuestión es que la estabilidad de la pareja se ve alterada con la llegada del primer hijo. Todo nuestro organismo está muy comprometido y focalizado en el cuidado del bebé y hay un momento en el que es conveniente empezar a desprenderse psicológicamente y adaptarse a la nueva situación para recuperar de nuevo la estabilidad de la pareja.

Para criar a los hijos de forma saludable, los cuidadores han de ser muy conscientes del esfuerzo que implica y organizar su vida de la forma más óptima para garantizar la satisfacción y el bienestar familiar. La planificación del tiempo es un elemento que va a repercutir positivamente en la relación de toda la familia. La focalización exclusiva en los hijos deteriora progresivamente la calidad de la relación de pareja.

La focalización exclusiva en los hijos deteriora progresivamente la calidad de la relación de pareja.

Paulatinamente, aquel ser minúsculo e indefenso pasa sin darnos casi cuenta a ejercer el poder, y hasta es posible que llegue la situación en la que los padres pierden los papeles y los hijos se convierten en verdaderos tiranos.

Descuidar la pareja provoca un deterioro que no sólo afecta a la pareja, sino también a los hijos. Sin darnos cuenta, les mostramos un modelo deficitario que probablemente reproducirán cuando sean adultos, pese a que reciban toda nuestra atención y cariño.

Este proceso puede alargarse y estancarse hasta que seamos conscientes, por lo tanto vale la pena implicarnos activamente en rediseñar el funcionamiento de la familia. Aunque suponga un desgaste, ha llegado el momento de poner límites y hacer hueco a la pareja.

La pareja saludable contempla tres aspectos:

La Filia, Philia phylos:  Te admiro, te cuento, comparto mis afinidades contigo y me comunico para llegar a un acuerdo en las desavenencias. Buscamos el bien de común.
El Ágape, Agápē:  Te cuido, me cuidas, nos cuidamos mediante atenciones hacia el otro.
Eros:  Atracción sexual, amor. Te deseo, me deseas, nos deseamos porque fomentamos los encuentros, sin prisas y sin interferencias.

Antes de ser pareja, recordemos que tenemos derecho a disfrutar de una buena autoestima como personas.

Sin esta brújula, nuestros ideales se pueden ir a pique. Lo que hacemos viene determinado por nuestros valores y las creencias que hemos aprendido. A menudo no nos cuestionamos la validez de estas creencias en nuestra vida como adultos, por lo que es conveniente revisarlas para conseguir lo que realmente deseamos.

intimidad

Cómo recuperar la identidad de la pareja:

  1. Buscad los puntos de encuentro que teníais antes como pareja (masajes, ir al cine, ver una serie juntos, cenas especiales…)
  2. Compaginad los roles tradicionales. El hombre aún conserva el rol de proveedor y la mujer de cuidadora. Vivir en el siglo XXI manteniendo estos patrones aumenta el estrés sobre todo en la mujer que también trabaja fuera de casa. Aprovecha el permiso de paternidad.
  3. Cuidad los espacios de intimidad (momentos para no hablar ni estar con los hijos). Al menos 10 minutos al día ó 2-3 horas a la semana. De esta manera evitaréis que pasen los años y lleguéis a desencuentros con vuestro compañero/a de viaje.
  4. Sed conscientes de que los hijos son una fuente de estrés y de cansancio. Aunque nos den satisfacción y formen parte del ideal de familia, reducen el espacio de la pareja y es nuestra responsabilidad recuperar poco a poco este espacio.
  5. Actuad como un verdadero equipo ante los hijos para educar con inteligencia emocional. Consensuad los límites y la retirada de privilegios y refuerzos que consideréis para no sentiros solos ni perdidos.
  6. Coged el calendario y mirad cómo habéis repartido el tiempo durante el último mes: para cada uno, para los dos, para los hijos, la familia, los amigos… El día sólo tiene 24 horas! Reajustad el tiempo para no perder vuestra esencia.
  7. Focalizad la atención en el deseo. Mientras nos centramos en exclusiva en los hijos y en las obligaciones, la mente erótica permanece anestesiada. Nos podemos ayudar con recursos .
  8. Ten detalles con tu pareja. Sorpréndele de vez en cuando. El factor de la reciprocidad es de vital importancia.
  9. Fomentad una comunicación constructiva y respetuosa para no alimentar el rencor y evitar los conflictos.
  10. Prevenir es la mejor manera de fomentar el bienestar, así que no esperes a que aparezca la crisis de pareja. Buscar estos espacios y momentos no es fácil puesto que si hay hijos no surgen por sí solos. A veces podemos contar con una pareja amiga que esté en la misma situación y quiera contar con ayuda mutua.

Los hijos han de interiorizar que papá y mamá necesitan su espacio y ello no implica que no se les quiera o se les desatienda en sus necesidades

Hemos crecido con un alto sentido de la eficacia, priorizamos el orden de la casa, las tareas en general o el trabajo y nos olvidamos del bienestar emocional de la pareja con hijos.

“No olvides cuidarla… por si mañana, en vez de verla, te toca imaginarla.” Gabriel García Márquez.

Artículo original publicado en el magazine digital “menuda familia, en octubre 25, 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *