Instantánea de una pareja tóxica

Instantánea de una pareja tóxica

No paras de mirar el móvil para ver si te ha llamado o te ha mandado un whatsApp. Piensas constantemente en él/ella, te sientes eufórico y tu vida tiene sentido desde que le conoces. ¡Estás enamorado!

Pero no todo lo que reluce es oro, porque a veces sufres. Lo pasas mal porque en ocasiones reacciona de modo incomprensible. Le pillas controlando tu móvil, critica la ropa que llevas puesta, te contesta mal… Te enfadas. Reacciona con violencia, te insulta. Cada uno tira por su lado. Y al día siguiente, se pone en contacto contigo como si no pasara nada, con una actitud cariñosa que te descoloca, olvidas el suceso y ¡volvéis a a empezar hasta la próxima!

Aunque todos somos capaces de reproducir esta instantánea en un momento dado, entrar en una dinámica agresiva, mostrar celos o ser víctima de ellos sin motivo justificado, o recibir un trato de menosprecio son señales inequívocas de que mantienes una relación de pareja tóxica.

Estar enamorado y ser correspondido es una experiencia maravillosa, qué duda cabe. Pero, por ridículo que te parezca, durante el estado de enamoramiento te encuentras bajo los efectos de un cuadro obsesivo compulsivo que evita que identifiques con claridad los síntomas de esa “toxicidad”.

No es inusual que la pareja que te lo da todo en un primer momento se descubra poco a poco. ¿Cómo? Con gestos en la cotidianidad que van minando tu felicidad inicial y te conducen a un estado de inseguridad. Al fin y al cabo, las expectativas son sólo eso, expectativas; y la realidad se percibe en el día a día.

Esa extraña mezcla de amor y dependencia es lo que te impide echar por tierra la relación. Uno necesita dominar y reafirmarse; el otro, a alguien que le guíe y le dé seguridad a nivel afectivo. Seguridad afectiva a un precio muy alto, porque comporta su pérdida de identidad y de libertad.

Uno necesita dominar y reafirmarse; el otro, a alguien que le guíe y le dé seguridad a nivel afectivo

Por tanto, para que funcione una relación:

  • Es importante desear y no necesitar.
  • Aprender a tener una buena autoestima.
  • Saber conversar y no tolerar desde el principio los estilos agresivos.
  • Ser fiel a tus valores y no renunciar a ellos.
  • Detectar instantáneas tóxicas (frecuencia, duración e intensidad)
  • Ser capaz de llegar a un nosotros, sin anularse mutuamente y construir una relación saludable.

 

Artículo original publica en el magazine digital “menuda familia”, en julio 13, 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *