Publicado por Teresa - el 15/08/2017 - Archivado en Miedo y ansiedad - 0 Comments

Entre los trastornos psicológicos más frecuentes que se dan en la sociedad occidental, el de ansiedad social es el más frecuente, tras el de depresión y el consumo de alcohol. Se estima que entre un 7% y 13% de la población cumplen los criterios requeridos para el diagnostico de Trastorno por Ansiedad/Fobia Social (TAS/FS) en algún momento de sus vidas (García-García, Rosa-Alcázar  y Olivares, 2011).

La ansiedad social/fobia social, a diferencia de los demás trastornos de ansiedad,  se activa por las situaciones sociales de interacción o actuación. Las personas que la padecen  evitan en la medida que pueden estas  situaciones, o bien las viven de forma desproporcionada, por el temor de ser evaluados negativamente por los demás. La exposición a las situaciones que se evitan, provoca ansiedad intensa y/o ataques de pánico, siendo frecuente que se de la ansiedad anticipatoria días o incluso semanas antes.

Su persistencia, de al menos seis o más meses, para establecerse como diagnóstico de ansiedad social, se extiende a todas las edades, y en los niños se puede producir tanto en la interacción con sus iguales, como con los adultos.

Cuando los miedos abarcan la mayoría de las situaciones sociales, se habla de FS generalizada, aunque no ha habido un acuerdo sobre cómo definir operacionalmente ésta y el DSM-5 ha dejado de considerarla.

Las personas con FS generalizada constituyen el 60-70% de las personas con FS tratadas, aunque es posible que representen un porcentaje mucho más bajo de la población general de personas con FS. Estas personas presentan más ansiedad y evitación social, más miedo a la evaluación negativa, más déficits en habilidades sociales y un mayor deterioro de las relaciones sociales, laborales y familiares. En cambio las personas con fobia circunscrita a hablar en público tienen menos ansiedad subjetiva, pero más taquicardia antes y durante las situaciones de actuación. Estas diferencias fisiológicas podrían indicar que la FS circunscrita podría ser una respuesta condicionada y la FS generalizada, la consecuencia de una historia de inadecuación social (Bados, A. 2015).

Este trastorno suele iniciarse alrededor de los 15 años, en la adolescencia, asociándose a un temperamento tímido y retraído, aunque la conciencia de uno mismo y de los otros como objetos de evaluación no aparece hasta aproximadamente los 8 años.

La FS generalizada se va instaurando a medida que se van teniendo experiencias, mientras que la circunscrita puede aparecer de forma brusca después de tener una experiencia estresante.

Los datos de prevalencia varían en  función de diversos factores y los de prevalencia-vida (tener el trastorno en algún momento de la vida), por lo que hay que tener precaución en las conclusiones acerca de estas variables sociodemográficas.

Se puede apuntar que la FS se distribuye igualmente entre ambos sexos en muestras clínicas, pero en la población general, varios estudios han hallado una mayor frecuencia de mujeres, en la proporción de 3 mujeres por cada 2 hombres.  Por otra parte es más frecuente en las personas de menor nivel socioeconómico y hay datos, no siempre concordantes, de que la FS es más frecuente en menores de 60 años, en zonas rurales y en solteros. (Bados, A. 2015).

A diferencia de otros trastornos fóbicos donde más mujeres que hombres buscan tratamiento, la ansiedad social se relaciona positiva y significativamente con los estilos/trastornos de la personalidad por evitación, por dependencia y depresivo, y con el esquizoide, el esquizotípico y el pasivo-agresivo en un grado menor. En relación a los cinco grandes rasgos (big five), hay una relación positiva con el neuroticismo y negativa con la extraversión. Con los estilos de afrontamiento se relaciona de forma negativa con los estilos asertivo y agresivo. (Caballo, Vicente E., Salazar, Isabel C., Irurtia, María Jesús, Arias, B. y Guillén, José L. 2010).

Es preocupante que ante la elevada prevalencia del trastorno, pueda repercutir en una mayor comorbilidad con otros trastornos y problemas asociados de distinta gravedad, como por ejemplo, problemas en el ámbito académico y laboral (bullying, mobbing) y relacional (dependencia afectiva), así como el inicio temprano y abuso de sustancias tóxicas, y el riesgo de suicidio.

¿Qué tratamiento es eficaz en los TAS/FS?

 Uno de los principales objetivos que tiene el terapeuta con los TAS, así como en  los demás trastornos fóbicos, es que el paciente pueda normalizar su vida y que a nivel cognitivo, fisiológico y conductual pueda funcionar de manera adaptativa. Por este motivo y después de una evaluación psicológica exhaustiva de nuestro paciente diseñaremos el plan de tratamiento, teniendo en cuenta el estilo de personalidad o trastorno; los rasgos de personalidad o patrones de conducta y el estilo de afrontamiento principalmente, ya que se da una amplia variabilidad individual respecto a las situaciones temidas, las reacciones y las creencias.

La mayoría de estudios apuntan que la exposición in vivo es el tratamiento más efectivo, pero tiene unas limitaciones que son superadas  con la Realidad Virtual (RV), siendo ésta la alternativa más eficaz, a caballo entre la exposición en la vida real y la exposición en la imaginación.

Una persona que teme ser observada, difícilmente se expondrá a una conversación con desconocidos, sin embargo con la RV llega a experimentar las mismas sensaciones, facilitando el procesamiento emocional de los recuerdos del miedo y la  generalización de los logros que se dan en consulta a su cotidianidad. (Quero, S., Botella, C.,  Guillén, V.  Moles, M., Nebot S. y  García-Palacios, A.  y Guillén, V. y Baños, R.M. ,2012).

Por otra parte las revisiones meta-analíticas son, en general, consistentes en mostrar que los Tratamientos Cognitivo-Conductuales (TCC) aportan importantes cambios mediante el empleo de técnicas como la reestructuración cognitiva, el entrenamiento en habilidades sociales y la exposición en las personas con TAS (García-García, Rosa-Alcázar y Olivares, 2011).

¿Qué avances se están dando en los escenarios virtuales de la Ansiedad Social?

La mayoría de los estudios realizados en el campo de la RV han estado dirigidos al tratamiento del miedo a hablar en público, especificado en el DSM-5, American Psychiatric Association 2013,  "solo actuación", ofreciendo  entornos como una sala de reuniones o una gran audiencia.

Un aspecto importante en el tratamiento de los TAS/FS, es la competencia en distintas habilidades sociales y la asertividad en conversaciones informales, siendo el objetivo del terapeuta instaurar o potenciar los recursos personales, para que puedan establecer relaciones interpersonales gratificantes y emplear un estilo asertivo.

En el terreno de la RV, se puede contar ya con escenarios que se desenvuelven en estas situaciones sociales entrenando con avatares  (personas de los mundos virtuales) las habilidades básicas.

 ¿Qué ventajas tiene para los pacientes con TAS/FS la RV?

  • Disponibilidad de los escenarios sociales que evitan. En la vida real es difícil contar con ciertas situaciones grupales sociales.
  • Gradualidad en la exposición. Se desensibiliza virtualmente de forma progresiva de menor a mayor dificultad enfrentándose desde personas con comportamientos afables a personas poco amables, mientras es observado por las demás personas del escenario social.
  • Control de las variables. De este modo no le aparecen situaciones inesperadas desagradables y/o impactantes como en el contexto real.
  • Refuerzo personalizado. Además, de poder practicar en sesiones grupales reales, podemos ofrecer al paciente practicar con RV de forma individual, reforzando a medida, el aprendizaje de competencias que no tenía.
  • Mejora de su autoestima y seguridad personal. Tanto para los pacientes fóbicos, que no pueden ni saben desenvolverse en las situaciones sociales, como para las personas que han de mejorar sus habilidades sociales.

¿Qué ventajas tiene para los psicólogos en los TAS?

  • Retroalimentación de la capacidad de aprendizaje del paciente. Pudiendo observar su ejecución verbal y no verbal en las situaciones virtuales.
  • Capacidad de generar audiencias y situaciones sociales controladas. Según requiera la persona tenemos el control de los estímulos, el número, el tiempo de exposición y el grado de dificultad de la interacción.
  • Comodidad y simplicidad ya que nos permite que el paciente con TAS/FS pueda practicar una situación de interacción en grupo, sin la necesidad de tener que coincidir el mismo día a la misma hora.
  •  Practica de habilidades sociales básicas. De forma sistemática y controlada se entrena con los avatares, posibilitando así la generalización.

Psious es una plataforma viva en la que el producto no caduca y constantemente va actualizando sus escenarios habiendo ampliado los escenarios de hablar en público a interacciones sociales de la cotidianidad. Tarde o temprano el paciente se tendrá que someter a la vida real, y es muy gratificante para el terapeuta, ser testigo de esta metamorfosis con la ayuda de esta herramienta.

 

Referencias bibliograficas

 American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

-Aymerich-Franch L., Kizilcec, R.F., Bailenson, J.N. (2014). "The Relationship between Virtual Self Similarity and Social Anxiety."  Front Hum Neurosci. 2014; vol 8: 944

- Bados, Arturo. (2015) "Fobia social. Naturaleza, evaluación y tratamiento". Descargado del link del Dipòsit digital de la Universitat de Barcelona. Docència. http://hdl.handle.net/2445/65643

 -Baeza Velasco, C. (2007). "Tratamientos eficaces para el trastorno de Ansiedad Social". Cuad. Neuropsicol.; 1(2), pp 127 - 138

-Bernaldo-de-Quirós,M., Estupiñá, Francisco J. Labrador, Francisco J., Fernández-Arias, I., Gómez, L., Blanco, C. y Alonso P. (2012) " Diferencias sociodemográficas, clínicas y de resultados del tratamiento entre los trastornos de ansiedad". Psicothema  Vol. 24, nº 3, pp. 396-401

 -Botella Arbona, C., García Palacios, A., Quero, S., Baños Rosa Mª, Bretón-López, Juana M. (2006) "Realidad Virtual y tratamientos psicológicos: Una revisión" Psicología Conductual, nº. 3,  pp 491-510

-Botella Arbona, C., García- Palacios, A., Baños Rivera, Rosa Mª, Quero Castellano, S. (2007) "Realidad Virtual y Tratamientos psicológicos" Cuadernos Medicina Psicosomática  nº 82, 17

 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Utilizamos cookies para optimizar nuestro sitio web y contenidos.    Más información
Privacidad